Qué causa la fatiga ocular, cómo prevenirla y cuál es su tratamiento

Salud 29 de octubre de 2022 Por Redacción
Existen varias formas de combatir este padecimiento con solo cambiar algunos hábitos diarios, pero en algunos casos es reflejo de una enfermedad oculta en los ojos.
3EXYZFPVWNCQNH2O2D44GE46NQ

El cansancio o fatiga ocular es una enfermedad frecuente que se produce cuando los ojos se cansan debido a su uso intenso como cuando se conduce distancias largas o se mira una pantalla por tiempo prolongado.

La fatiga ocular puede ser molesta, aunque generalmente no es grave y desaparece cuando se descansa la vista o se toman medidas para reducir las molestias.

En algunos casos, este padecimiento indica una enfermedad oculta que necesita tratamiento.

Síntomas

En un caso de fatiga ocular los síntomas que se presentan regularmente son ojos doloridos, cansados, con ardor o picazón, llorosos o secos y visión borrosa o doble.

Otros de los signos son dolor de cabeza; cuello, hombros o espalda doloridos; mayor sensibilidad a la luz, dificultad para concentrarse y sensación de que no puedes mantener los ojos abiertos.

Causas

El uso prolongado de computadoras y otros dispositivos digitales es una de las causas más comunes de la fatiga visual.

Las personas que permanecen frente a las pantallas dos o más horas seguidas cada día tienen el mayor riesgo de padecer esta afección.

Usar la computadora afecta más a los ojos que leer material impreso porque las personas tienden a parpadear menos mientras utiliza la computadora, ver pantallas digitales a distancias o ángulos poco ideales, utilizar dispositivos con brillo o con poco contraste entre el texto y el fondo.

También puede ser causado por leer sin hacer pausas para descansar la vista o conducir largas distancias y realizar otras actividades que impliquen mayor concentración.

Otras de las causas son estar expuesto a la luz brillante o al resplandor, el esfuerzo por ver con una luz muy tenue, tener un problema no diagnosticado en la vista, estar estresado, cansado o expuesto al aire seco en movimiento de un ventilador, sistema de calefacción o aire acondicionado.

Tratamiento
Por lo general, el tratamiento de la fatiga ocular consiste en hacer cambios en los hábitos, aunque también es posible que algunas personas necesiten tratamiento para una enfermedad no diagnosticada.

En algunas personas, el uso de anteojos recetados para actividades específicas, como usar una computadora o leer, ayuda a reducir la fatiga ocular.

El médico puede sugerir descansos oculares periódicos para ayudar a que los ojos enfoquen distancias diferentes.

Entre los cambios de hábitos están ajustar la iluminación, cuando mires una pantalla es posible que te resulte más fácil con una iluminación tenue, al igual cuando lees materiales impresos se sugiere colocar la fuente de luz detrás de ti y dirigirla hacia lo que se esté leyendo.

Otra opción es limitar el tiempo frente a la pantalla, especialmente para los niños que pueden no establecer una conexión entre la visión extendida, la fatiga visual y la necesidad de descansar los ojos con regularidad.

También existen las lágrimas artificiales de venta libre pueden ayudarte a prevenir y aliviar los ojos secos.

Mejorar la calidad del aire de tu espacio es una opción más. Algunos cambios que pueden ayudar a prevenir la sequedad en los ojos incluyen el uso de un humidificador, ajustar el termostato para reducir el soplo de aire y evitar el humo.

Si necesitas anteojos o lentes de contacto y trabajas con una computadora, considera invertir en lentes o lentes de contacto diseñados específicamente para el trabajo con computadoras.

Si trabajas en un escritorio y usas una computadora, estas medidas de cuidado personal pueden ayudarte a aliviar un poco la fatiga ocular: pestañea con frecuencia para refrescar los ojos, descansa la vista, controla la iluminación y reduce el reflejo, ajusta el monitor o la configuración de la pantalla.

Con información de Mayo Clinic

Origen: https://www.infobae.com/noticias/2022/10/25/que-causa-la-fatiga-ocular-como-prevenirla-y-cual-es-su-tratamiento/