Chani Sapag escribió una carta abierta al presidente

Actualidad 06 de mayo de 2021 Por Redacción
La diputada nacional de Neuquén hizo diversas advertencias en un texto de cuatro páginas donde se refiere sobre la situación social y los piquetes en la provincia, la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.
chani sapag

Compartimos el texto escrito por la diputada nacional Alma ''Chani'' Sapag:

Tengo el agrado de dirigirme al señor Presidente como conductor de la Administración de la República.
Lo hago como ciudadana de la Provincia del Neuquén. Y también como diputada nacional con el testimonio de haber acompañado siempre la gobernabilidad de la Nación, muchas veces con un voto decisivo a favor de sus iniciativas presidenciales.

El motivo de esta Carta Abierta es poner en su conocimiento el cuadro de situación en la provincia.
Quiero referirme primero a la PANDEMIA. La peor tragedia en los últimos 100 años que termina con tantas vidas y que genera tantas incertidumbres y angustias. El esfuerzo de los hombres y mujeres de la salud es titánico y digno de elogio, admiración e imitación. Además la pandemia impacta negativamente en el presupuesto nacional, en las provincias, en los municipios y en la actividad privada. La consecuencia directa es la disminución
sustancial de ingresos.

Quiero mencionar también el impacto que tiene la INFLACIÓN en toda la actividad económica, tanto en la población como en la actividad pública y privada. Es la principal causa de los desequilibrios entre ingresos y egresos. Décadas de inflación en la República Argentina. Emisión monetaria, evasión impositiva, contrabando, déficit de las cuentas públicas, deuda externa nacional creciente, recesión económica y falta de inversiones que
generen nueva producción, nuevos contribuyentes y nuevos puestos de trabajo.

La inflación nacional de los últimos 12 meses fue del 43%. Ese tremendo desajuste afecta directamente el poder adquisitivo del dinero de todos los habitantes. Esa inflación conduce a la discusión permanente para la actualización de salarios. Y las provincias, a raíz de la pandemia, la recesión y los mismos desequilibrios que genera la inflación, deben hacer
esfuerzos gigantescos para que las finanzas públicas no queden al rojo vivo, hecho éste que ocurre irremediablemente por los desfasajes entre ingresos y egresos.

Las provincias patagónicas abastecemos el 90% del petróleo y casi el 100% del gas de la República. La provincia del Neuquén contribuye con el 55% del gas y el 35% del petróleo. Y los precios del gas y del petróleo que el gobierno nacional reconoce a las provincias, por distintos motivos, siempre quedan retrasados. Neuquén, cuya recaudación de recursos propios es el 70% de sus ingresos, depende fundamentalmente del precio de los hidrocarburos.

Es una provincia dinámica que ha visto crecer su población en los últimos 10 años de 400.000 a 800.000 habitantes. Muchos venidos de otras provincias y de otros países atraídos porque en Vaca Muerta, en siete años, se invirtieron 20.000 millones de dólares que han generado miles de nuevos puestos de trabajo. Hoy el 80% de la producción de gas y petróleo de Neuquén proviene de formaciones no convencionales, como es Vaca Muerta.

Es mi deseo señalar que la situación económica nacional de pobreza, desocupación y falta de inversión es directamente trasladable a las provincias que conforman la República. Entonces es imposible hablar de Neuquén como una provincia rica pues forma parte de una Nación pobre. La falsedad y el invento de la etiqueta de “Neuquén provincia rica”, obedece o a desconocimiento o a mala fe para “inflar” expectativas. Neuquén es rica
en su subsuelo, pues puede abastecer de gas y de petróleo a la República por el tiempo que se extienda el consumo de los hidrocarburos en el planeta y sea reemplazado por otro tipo de energías. Neuquén es rica en sus paisajes. Neuquén es rica en sus ríos y lagos. Pero los recursos fiscales de la provincia de Neuquén son escasos y como dije, están al rojo vivo, en un esfuerzo desesperado de la Provincia por atender todas las obligaciones de un Estado presente. En resumen, el presupuesto de la provincia está negativamente impactado por la pandemia y por la inflación. Y por otra parte, se deben dar respuestas a reclamos justos y razonables de los trabajadores públicos que requieren un reajuste de sus haberes, impactados en forma negativa por la inflación, que por décadas los sucesivos gobiernos nacionales no pudieron o no supieron resolver. Hoy somos la segunda economía del mundo en porcentaje de inflación y ocuparíamos el séptimo lugar en niveles de pobreza. Concluyo: ¿cómo se puede hablar de “Neuquén provincia rica” para justificar que Neuquén todo lo
puede y que con sólo clamar lloverá el maná del cielo?

Los cortes de rutas nacionales y provinciales como medida de fuerza para exigir del gobierno la adopción de medidas, rompe el contrato social que ordena la Constitución Nacional. Interrumpir el tránsito de personas, el comercio, el trabajo y la conexión internacional configura un hecho ilícito que pretende tirar por la borda las bases elementales de la democracia, que se sostiene en el respeto, en el diálogo, en la petición a las autoridades y en la resolución de los conflictos por métodos pacíficos. A causa de la pandemia, un porcentaje muy importante de los contribuyentes vieron reducida su actividad y muchos de ellos, si todavía no han cerrado sus puertas, corren seriamente el riesgo de que lo hagan. Los piquetes agravan esta situación, generando más pobreza, más desocupación y más desinversión. Un solo piquete puede destruir en un instante la
confianza imprescindible para los inversores, que tanto cuesta construir.

Quiero ahora comentar la actitud de algún legislador nacional del Frente de Todos, como Oscar Parrilli, de los diputados provinciales del Frente de Todos, del parlamentario Ramón Rioseco y de otros partidos opositores al MPN. Palabras más, palabras menos, dijeron: “El culpable de todo lo que pasa en Neuquén con los autoconvocados de salud y los piquetes es el gobernador de la Provincia del Neuquén, que es del MPN”. Se trata de una conducta simplista y cómoda, como la de Poncio Pilatos de “lavarse las manos”.
Algunos fueron más allá y dieron su apoyo, su justificación, su aliento e incluso soporte a los piquetes. Dicen que la inteligencia procura soluciones. Mientras que la incompetencia sale a “cazar” culpables.

La acción de dirigentes del Frente de la Izquierda de los Trabajadores (FIT), del Polo Obrero, de la ex Cerámica Zanón, de La Cámpora neuquina y de algunos autoconvocados de salud fue más lejos todavía. Quiero aclarar que en la salud pública neuquina trabajan 10.000 personas. En los piquetes participaron 600 autoconvocados de salud, es decir un 6%, acompañados por otros 600 activistas de los sectores mencionados. Montaron piquetes en toda la provincia con la consigna de: “generar caos y el mayor daño posible a la Provincia”, “prenderla fuego” y “desgastar al gobierno”. Consideran a la Provincia como “la patronal” sin importar que la Provincia es una construcción colectiva de todos sus habitantes para defenderla y fortalecerla. No para dañarla.

Obviamente es una conducta confrontativa a partir del odio, que desconoce que los problemas de la democracia se resuelven con más democracia. Desde el piquete se procura desestabilizar a las instituciones legítimas y extorsionar al gobierno mediante imposiciones a partir de la violencia de las acciones directas. A la fecha, con la participación de “piqueteros” de distintas ciudades de la provincia (no más de 30), se sostiene activo el piquete en Villa La
Angostura, realidad que usted conoce muy bien a través del embajador en Chile, el doctor Rafael Bielsa.

Decidieron sostener este piquete aún después del otorgamiento de un aumento del 53% para el 2021, que le generará a la provincia un endeudamiento, sólo para este año, del orden de los 13.000 millones de pesos. Los piquetes montados inicialmente sobre la exigencia de la actualización salarial de los empleados públicos de salud dejaron de tener excusas, a partir de ese aumento que fue otorgado a todos los empleados públicos
de la provincia. ¿Por qué insisten entonces con la comisión de un delito federal? Los motivos son ideológicos, políticos y electorales. En Villa La Angostura se trata de la obstrucción de una ruta nacional con un paso internacional con convenios de reciprocidad de paso en la zona de Tierra del Fuego. El conflicto generado a la República es de proporciones mayúsculas. Y la alteración de la paz social en los lugares afectados enfrenta
a ciudadanos argentinos y chilenos. Como conclusión, es mi deseo aportar a la paz social y a evitar situaciones similares en Neuquén y en otras Provincias. Me permito solicitar al señor Presidente la atención urgente de los tres poderes del Estado Nacional, más allá de todas las responsabilidades asumidas por el gobierno provincial como agente que es del gobierno federal. La conjunción de la inflación, la recesión, la pandemia y los piquetes dieron lugar a que se produjera esta innecesaria situación.

Le solicito además que advierta el peligro que representa este accionar antidemocrático, extorsivo y violento para el funcionamiento de la democracia y para la construcción de una República federal.

Es mi deseo también informarle que la Tesorería provincial vio afectados sus ingresos en 1000 millones de pesos en veinte días de piquetes. Las empresas y los habitantes de la provincia se vieron privados de comerciar, trabajar y percibir ingresos por el orden de 2000 millones de pesos. Y que la Nación deberá prever un desembolso adicional por culpa de los piquetes de más de 25.000 millones de pesos extras para la importación de gas en barcos para el invierno. ¿Quién se hace cargo de todo este daño? Será una carga más para todos los habitantes.

Quiso el destino que a usted le toque ser piloto de tormentas en una pandemia histórica con una inflación heredada de décadas, con una deuda pública nacional inmensa, con niveles de pobreza, indigencia y desocupación que requieren del concurso de todos los habitantes para poder salir adelante en paz. No me interesan los cargos ni participar en las próximas elecciones para la renovación de mi banca. Pero seguiré en la lucha para que la República y la democracia superen esta difícil prueba del Covid y la grave situación económica y social de la Nación. Es hora de levantarnos y andar. Hombro con hombro.
Espalda contra espalda. Dicen que los políticos piensan en las próximas elecciones y que los hombres y mujeres de Estado piensan y trabajan para estas generaciones y las futuras.

Sé y confío que usted piensa y actúa como un hombre de Estado.

Lo saludo con el afecto de siempre.

CARTA ABIERTA AL SR. PRESIDENTE.pdf