''El silencio como respuesta del estado frente a la situación que hoy enfrentan los Jardines de Infantes y Maternales, es desamparo''

Actualidad 23 de julio de 2020 Por Redacción
Así lo expresa una carta redactada por Marisa Nieto, Directora y Propietaria del Jardín de Infantes y Maternal "Rosario Vera Peñaloza". Busca hacer visible la difícil situación que atraviesa la institución. ''Si cerramos las puertas, estaremos retrocediendo en la construcción tan necesaria de nuestros espacios educativos'', indica Nieto.
jardin

Compartimos la carta dirigida a la comunidad:

Esta es, con seguridad, esa carta que jamás imaginé escribir, una carta a la cual me resistí durante mucho tiempo. En parte porque no quería ni podía creer el rumbo que tomaban los acontecimientos; y porque
escribirla es reconocer que estamos llegando a un punto del camino muy triste, y que no tiene aparente retorno.

Mi nombre es Marisa Nieto, soy Profesora de Nivel Inicial, Directora y Propietaria del Jardín de Infantes y Maternal "Rosario Vera Peñaloza". Quiero agradecer hoy, profundamente, la oportunidad que me dan los medios de comunicación para poder compartir con la sociedad de San Martín de los Andes la realidad que estamos atravesando. Y me permito hablar en plural porque escribo estas líneas representando a toda una Comunidad Educativa conformada por más de 90 familias de nuestro querido pueblo.

El Jardín "Rosario Vera Peñaloza" funciona en San Martín de los Andes desde el año 2003. Durante 17 años nuestra Institución albergó y acompañó en su formación escolar, a más de 1.500 niños de nuestra localidad; y junto a sus familias desarrollamos la hermosa tarea de formar a sus hijos. Esa noble tarea que es nuestro mayor orgullo, durante todos estos años, fue realizada sin ningún tipo de subsidio oficial.

Pero hoy, en este marco de pandemia generalizado, nos vemos en la necesidad de hacer pública nuestra situación. Una situación que no excluye a otros establecimientos educativos de nuestra comunidad y frente a la cual cada uno de nosotros está realizando esfuerzos sobrehumanos para salir adelante.

Particularmente, nuestra comunidad educativa ha golpeado absolutamente todas las puertas. A nivel local solicitamos audiencia con nuestro Intendente. A nivel provincial, con las máximas autoridades del área de educación; e incluso a nivel nacional, donde intentamos tramitar algunas de las ayudas publicitadas; ya sea para el pago de haberes (ATP), o el acceso a algún tipo de crédito. En nuestro caso, ninguna de estas ayudas nos han sido otorgadas, y no hay razón aparente que lo explique.

En un principio comprendimos que no éramos los únicos solicitando ayuda al estado y entendimos la falta de una pronta respuesta. Comprendimos que las demandas serían muchas y desde diferentes sectores y supimos esperar. Pero pasado el tiempo las respuestas tampoco llegaron.

No hay nada más violento que el silencio cuando lo que se pide es ayuda. El silencio por parte del Estado ataca
nuestra ciudadanía, nos convierte en ciudadanos invisibles e indefensos. El silencio como respuesta frente a la situación que hoy enfrentan los Jardines de Infantes y Maternales es desamparo. Sabemos que ese mismo desamparo se repite en muchos otros rubros, especialmente en aquellos que se dedican al turismo en nuestra ciudad; y que hoy tienen por delante un panorama absolutamente complejo, con una posibilidad muy incierta de reactivación de su actividad.

Sin dudas, el cierre de cualquier Pyme de nuestra localidad implica la pérdida de puestos de trabajo, la cancelación de proyectos y el inevitable retroceso del crecimiento y desarrollo de nuestro pueblo. Nadie puede sentirse indiferente frente a la puerta de un emprendimiento que se cierra; porque con ella se cierran también las oportunidades de crecimiento de todos los sanmartinenses.

Imaginemos ahora que esa puerta que se cierra es, además, la de un establecimiento educativo. No sólo estamos perdiendo puestos de trabajo y posibilidades de crecimiento, estamos perdiendo lo que con muchísimo esfuerzo pudimos construir como sociedad. Una Comunidad Educativa constituye principalmente un espacio democrático, organizado, participativo y solidario con la sociedad a la que pertenece. Una Comunidad Educativa es parte de la columna vertebral del desarrollo de cualquier sociedad. Si nuestro Jardín maternal "Rosario Vera Peñaloza" cierra sus puertas estaremos retrocediendo en la construcción tan necesaria de nuestros espacios educativos.

Desde hace 17 años nuestro Jardín, al igual que todas las Instituciones Educativas que conforman nuestra localidad, utiliza la palabra como principal herramienta para ejercer la formación educativa. Hoy les pedimos públicamente a las autoridades que dejen de lado el silencio como respuesta y asuman la responsabilidad de velar por el derecho a la formación de nuestros niños.

Les pedimos que visibilicen nuestra situación, que le pongan palabras y generen respuestas. No permitan el cierre de nuestras puertas sin antes haber hecho, junto a nosotros, todo lo posible para evitarlo.

MARISA NIETO
Directora
D.N.I 23.745.307

Boletín de noticias