Crónica de un día de violencia

Actualidad 31 de julio de 2022 Por Redacción
La periodista María Jorgelina “Toto” Sureda cuenta los hechos sucedidos el pasado viernes en San Martín de los Andes. Un relato en primera persona, de una jornada triste que no tendría que haber pasado nunca.
WhatsApp Image 2022-07-31 at 11.08.47 AM

El viernes por la mañana salí a trabajar después de las nueve y media de la mañana fui a la Radio por la Calle Roca y al doblar por Drury ví que en la puerta de la municipalidad había manifestantes de ATE de la facción Verde y Blanca. Esto no me llamó la atención ya que muchas clases habían sido suspendido por un paro de los auxiliares de servicio nucleados en ese gremio.

Al rato de haber saludado al aire y contar lo que había visto acerca de la manifestación en la entrada del palacio municipal y al ir a la tanda nos enteramos que había habido rotura de vidrios en el edificio. Entonces resolvimos (con Mario) que iba a ir a ver cuál era la situación.

Al llegar al edificio por Calle Juan Manual de Rosas veo que había un camión de basura en el medio de la calle varios vidrios de las distintas ventanas estaban rotos al igual que las dos hojas de las puertas laterales que se encuentra por esta calle. También sobre esa entrada ya estaba apostados dos o tres policías y varios manifestantes, el resto de los mismos estaban más alejados y alejadas, algunos cantando otros tocando el bombo y otros hablando entre ellos y ellas.

En ese momento me suena el teléfono para salir al aire y veo cerca de la puerta que había sido apedreada al Secretario General de ATE Carlos Quintriqueo, al cual le pregunto si podemos salir al aire por la radio y me dice que sí.

En la nota le pregunto cómo sucedieron los destrozos y explica que desde adentro (de las oficinas del municipio) intentaron meter para adentro a una de las compañeras y que por eso se había dado la situación, ya que estaban defendiendo a su compañera de “la patota de Saloniti”. Mientras que hago la nota observo que al lado de Carlos estaba la trabajadora por la cual se había iniciado el paro y el reclamo, que es Virginia Piercamilli.

Por su parte, lo noté al Secretario General de ATE Neuquén muy tranquilo después de que parte de las oficinas municipales fueran destrozadas y los trabajadores que allí se encontraban quedaran imposibilitados de poder llevar adelante su labor.

Al terminar la nota con Carlos Quintriqueo describo parte de la situación y quedamos que en breve volveremos a retomar el contacto. En este momento aprovecho para seguir observando cuál es la situación, voy a la puerta de ingreso y allí compruebo que si bien nadie podía entrar tampoco nadie podía salir. Allí me entero que había empleados de la municipalidad que estaban con ataque de pánico.

Los y las manifestantes de ATE  verde y blanca estaban identificados con banderas, algunas eran de San Martín de los Andes, pero algunas otras eran de Neuquén o de Plottier, también había personas con buzos y otras con pañuelos. Sigo hacia el otro costado de la municipalidad en donde se encuentra otra puerta que da a la calle Drury y en ese momento veo a parte de los colegas de prensa municipal  y otros trabajadores que estaban saliendo porque habían tirado un gas pimienta adentro de las oficinas. Mucha tos y lágrimas en los ojos y casi no podían hablar.

WhatsApp Image 2022-07-29 at 10.31.30 AM (1)

Por su parte, de la situación de los vidrios rotos el saldo era que había algunas personas con heridas y otra empleada iba a ir al hospital porque se había volcado café caliente en las manos. En tanto que el personal policial preguntaba si se iban a hacer las denuncias correspondientes.

Mi pregunta hasta ese momento era si la trabajadora afectada y el secretario General iban a ser atendidos por algún miembro del ejecutivo municipal. Se sabía que muchos secretarios no estaban disponibles porque estaban acompañando al gobernador en su visita a nuestra localidad y que por esta razón en el palacio municipal “no había ninguna autoridad”.

Vuelvo a hacer una salida para la radio contando esta situación en la que había algunos trabajadores que estaban saliendo del edificio municipal, que había efectivos policiales que iban llegando así como más material de seguridad como escudos y cascos. Parte de la manifestación había quedado apostada en la puerta de calle Juan Manuel de Rosas, pero los que estaban con los elementos de percusión se habían trasladado a la puerta principal de calle Roca.

Para ese momento ya habían llegado más colegas de medios radiales y reporteros gráficos, la situación era extraña ya que afuera seguía la manifestación, adentro del municipio quedaban trabajadores y desde los funcionarios de la municipalidad no había información de ningún tipo, había pasado alrededor de una hora desde que yo había llegado al lugar.

En un momento pensé que la policía se estaba acomodando para hacer un corredor desde la puerta trasera que se encuentra por Calle Drury hacia el teatro San José para que los y las trabajadoras que estuvieran adentro del edificio pudiesen salir, pero después me dí cuenta que eso no era así porque eran pocos efectivos.

Eran las once de la mañana para ese entonces y lo que vino después fue lo que se dice una verdadera batalla campal, los trabajadores del municipio salieron por esa puerta trasera acompañados por Segundo Andrade, responsable de ATE San Martín de los Andes, los insultos no tardaron en llegar y seguido de eso comenzaron las corridas, los piedrazos, los palazos hasta que empezaron los golpes cuerpo a cuerpo, en distintos focos, por todos lados, no había un solo foco había peleas, golpes, palazos y piedrazos por todos lados.

Allí comienzan las primeras imágenes de caras ensangrentadas, de roturas de ropa y mochilas, ya se empezaban a ver palos rotos en el piso, la policía que parecía que estaban allí para separar a las personas que se estaban enfrentando pero no lo lograban.

Las peleas se fueron corriendo hasta las intersecciones de la calle Roca, Juan Manuel de Rosas y la calle Elías Sapag. Como había estado transmitiendo para la radio llegué a la vereda de la plaza por calle Rosas y es en ese lugar que escucho tres disparos y posterior corrida por calle Pérez hacia Perito Moreno, me acerco a la Calle Elías Sapag donde adentro de un auto se encontraba Elena Cabeza la trabajadora municipal que recibió uno de los disparos y se acercaban sus compañeros y compañeras entre ellos Segundo Andrade, en ese momento llega la ambulancia y el reportero gráfico del Diario Río Negro en estado de shock diciendo que les habían disparado y estaba buscando a otro colega con gritos desesperados. Es allí cuando llega la ambulancia y lleva a la trabajadora baleada.

Para ese entonces los manifestantes de la verde y blanca habían quedado disgregados y la mayoría de los trabajadores municipales que responde al ATE representado por Segundo Andrade casi todos en la esquina de la municipalidad.

En la plaza encuentro al reportero gráfico de La Mañana Neuquén, Federico Soto que estaba destrozado, en shock, le pregunto si estaba bien y me respondió “me disparó” a lo que acto seguido veo la foto que tanto trascendió en los medios de Pedro Jofré disparándole de frente.

Para ese entonces las informaciones se empezaron a cruzar, una decían que habían detenido al autor de los disparos en la corrida, otra información que se había fugado, que había tres o dos detenidos.

No voy a entrar en detalle de lo que pasó después, simplemente porque muchos se deshicieron en pedidos y en repudio a la violencia, pero en el momento lo que yo ví y viví que fue que realmente la zona estaba liberada y nadie trató de hacer nada para evitar que esto sucediera.

María Jorgelina “Toto” Sureda